CARNAVAL NEGRO:
Fidel Melquíades Carvallo

El Carnaval Negro Fidel Melquiades Carvallo, organizado por Yuyachkani, es la suma de diferentes comparsas de danzas, zapateo, ensamble de cajones, grupos de afro-batucada, conjunto de décimas, canto y violín. Su acción principal es tomar las calles de Magdalena del Mar en pasacalle para jugar, reír, divertirnos a través de los tambores, cajones, cajitas, guitarras y quijadas.

Encabeza el  desfile de las comparsas enmascaradas la danza “El Son de los Diablos”, afirmando identidad y cultura en el presente.

El Carnaval Negro convoca a 200 artistas de distritos vecinos y en el 2020 tuvo como invitados especiales al Conjunto de Danza del distrito del Carmen de Chincha.

El Carnaval Negro es el único carnaval afroperuano que toma las calles y se realiza como una moderna tradición desde hace 16 años en el distrito de Magdalena del Mar e incorpora masivamente a las mujeres y tiene un espacio inclusivo para jóvenes con habilidades especiales y adultos mayores.

“El Son de los Diablos”

La danza limeña enmascarada que da origen al Carnaval Negro es “El Son de los Diablos”, la cual aparece en las festividades religiosas durante la Colonia e inicios de la República. La comparsa estaba integrada por un promedio de 20 danzantes y un Diablo Mayor, todos ataviados con máscaras y trajes multicolores. Eran acompañados por cajita, conga, quijada, arpa y violín. A inicios del siglo XX la danza pasa a los carnavales limeños para luego desaparecer en los años 40. Sobrevivió parcialmente en el Conjunto Nacional de Folklore que dirigía Victoria Santa Cruz.

El Son de los Diablos regresó a las calles de Lima en febrero de 1987 gracias a la iniciativa de Juanchi Vásquez y Andrés Mandros, del Movimiento Negro “Francisco Congo” y el apoyo del Grupo Cultural “Yuyachkani”, quienes investigamos y recreamos la antigua danza con el fin de difundir y fortalecer la tradición afroperuana. Desde entonces, “Yuyachkani” ha incorporado la danza como parte de su trabajo comunal en el distrito y como parte de la formación de nuevos actores y actrices. Actualmente la danza de “El Son de los Diablos”, incorpora zapateo, danza, acrobacia, juego de relaciones teatrales, uso de la máscara, canto y música tradicional de guitarra, violín, cajón, cajita, quijada, congas y cencerro.

Galería